sábado, 31 de marzo de 2012

Más elucubraciones

Y bueno, siguiendo con el tema de la entrada anterior... (ah, seguía como si nada), estuve escribiendo varias canciones, pero no terminé ninguna. O sea, es como si hubiera comido medio pote de dulce de leche (?) y después vino alguien y se comió la mitad de lo que quedaba, y podría terminarlo, pero no quedaría natural. Bueno, fue una metáfora horrible, pero la idea es esa. Y después me puse a pensar en un tema recurrente, y llegué a una conclusión, para convencerme de absolutamente lo contrario tres días después. Y ahora tengo la ligera impresión de que si sigo con esa idea, algo me va a hacer volver a la anterior en más o menos el mismo tiempo. Es que es una cosa un poco subjetiva, y aunque no quiera reconocerlo, a veces mi subjetividad crea su propia ilusión de objetividad, y bueno, tiene resultados catastróficos, porque encima no es que tengo una subjetividad constante, es bastante... 'flexible'. Así que probablemente lo mejor sea dejar de pensar, y permitir que todo fluya. Pero no puedo, es más fuerte que yo. Basta, BASTA.

I'm not dead

HOLA, NO ME MORÍ. Bueno, una vez aclarado el asunto, prosigo. Este mes fue como atípico. Fue como una bola de tedio, que estalló el miércoles y todo se dio vuelta. Y no sé. Y me frustra no saber cambiar el fondo de pantalla de esta PC, o sea, NO PUEDO NO SABER, LA RE CONCHA DE LA LORA. Si mi viejo pudo, puede cualquiera. Bueno, en fin, se ve raro escribir acá. No es lo mismo que antes (?) Bueno, basta, me tengo que adaptar. Así como me tengo que adaptar a no ser sinestésico, la concha de la lora, debe ser genial. O sea, no es que recién me entero de lo que es la sinestesia, eh, pero hoy me di cuenta que es tristísimo imaginarse constantemente cómo sería y traducir los sonidos a imágenes mentales. O sea, es un vacío emocional que ni un 10 en Física puede curar (?) Sí, chicos, no se mueran, creo que me saqué un 10 en Física. Pero no sé, porque hice todo, y estoy seguro de que está todo bien, pero en el último problema no puse la respuesta ("La distancia recorrida es de 94,2 metros"), aunque llegué a los 94,2. Y bueno, este es el tipo de cosas que cuento cuando no tengo nada mejor que decir. O cuando prefiero omitir otros temas. Y nada, mañana (es decir, hoy a la tarde) probablemente escriba otra entrada, porque queda horrible que en marzo haya una sola. Bueno.